HOME
QUIENES SOMOS
RAZONES PARA NVERTIR EN AGRICULTURA Y GANADERIA
INVERTIR EN URUGUAY
 INVERTIR EN ARGENTINA
INVERTIR EN PARAGUAY
INFORMACION SOBRE OTROS PAISES
 
 
CONTACTO
ENGLISH
   
Código de buenas prácticas en agricultura y ganadería de MonteClaro Agroinversiones

 

 

El grupo MonteClaro adopta un enfoque de negocios y un código de buenas prácticas de agricultura y ganadería basado en su conocimiento local y larga experiencia en las zonas en las que lleva adelante las operaciones de agricultura y ganadería.

El grupo familiar está arraigado desde hace generaciones en las zonas en las que tiene operaciones y tiene propiedades en esas zonas. Leer más sobre la familia Ramos Mejía y la familia Gutiérrez y Herrera.

Por eso, tenemos un interés directo en la conservación de la fertilidad de los suelos y la mejora de su productividad en el largo plazo, en el respeto a la naturaleza y en la mejora de las condiciones educativas y sociales de las poblaciones vecinas que constituyen nuestro capital humano.

Este know-how es aplicado para maximizar los resultados cuidando el medioambiente, transfiriendo tecnología y conocimientos a las poblaciones locales y educando a nuestros empleados y contratistas en las nuevas tecnologías y en valores de la ética del trabajo. Nuestro enfoque de negocios está basado en 5 ejes principales:

1.- Rentabilidad y diviersificación del riesgo precio:
Nuestro objetivo es canalizar inversiones hacia el sector más productivo, eficiente y competitivo de América del Sur proporcionando a grandes, medianos y pequeños inversores de la ciudad la posibilidad de participar de un negocio que antiguamente estaba mayormente reservado para los estancieros y granjeros, permitiendo diversificar ampliamente la cartera de inversiones con inversiones en la "economía real".

2.- Inversiones dollar linked:
Las inversiones se realizan sobre un negocio cuya rentabilidad y flujo de ingresos depende del mercado y la demanda internacional y están, en consecuencia, vinculados directamente al dólar dólar estadounidense más que a las monedas locales. Los dividendos se obtienen -salvo casos especiales- en dólares estadounidenses.

3.- Seguridad jurídica: Los negocios agropecuarios se estructuran bajo figuras privadas de fideicomiso, mutuo u otras formas contractuales y societarias según los casos, que garantizan la confidencialidad y los derechos del inversor sobre la tierra, el ganado o los cultivos en los que invierte su capital. Dado el carácter internacional de nuestros negocios las inversiones se canalizan a través de contratos sujetos a ley internacional -ley de New York o ley de Uruguay, por ejemplo-, acotando el riesgo legal y evitando la aplicación de normas de orden público como la pesificación o el control de cambios de la República Argentina.

4.- Diversificación del riesgo productivo:
El riesgo productivo se puede diversificar entre diferentes países y entre diferentes negocios en agricultura, ganadería y tierra. Además, el riesgo productivo se comparte generalmente con el operador que tiene sus ingresos atados al desempeño productivo.

5.- Cuidado de la tierra y del medioambiente, innovación y desarrollo de capital humano

a) Desarrollo de sistemas de riego: Somos precursores en en el desarrollo de sistemas de riego para soja en el Uruguay, especialmente en el norte, donde venimos trabajando en estrecha colaboración con el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA) en sistemas de riego por superficie y por pivot central.

b) Siembra directa y rotación de cultivos:
En agricultura hemos sido precursores de la siembra directa en el norte de Uruguay, reduciendo de este modo las labranzas tradicionales que rompen la tierra y disuminuyen su fertilidad de largo plazo. Los equipos de siembra directa cortan la cobertura superficial de los suelos abriendo una pequeña línea de siembra en la que depositan la semilla y luego cierran el surco. Esta técnica permite conservar mejor la humedad y nutrientes del suelo, reduciendo la necesidad de fertlizantes químicos y herbicidas.

Asimismo, damos especial importancia a la rotación de los cultivos, de modo las diferentes especies vegetales sembradas sucesivamente van aportando los nutrientes que fueron absorbidos por los cultivos precedentes y aportan una mayor cobertura de rastrojos que sirve para porveer de nuevo humus a la tierra. Esto evita el agotamiento o desertificación paulatina de los suelos por el uso continuado de un monocultivo. Este proceso es acompañado también con períodos de descanso y rotaciones con pasturas para el ganado, lo que permite incrementar la fertilidad de los suelos, disminuir las aplicaciones de fertilizantes químicos y diversificar los riesgos productivos.

Por ejemplo, el cultivo de arroz en Uruguay se basa en un sistema de producción de baja intensidad, en rotaciones con pasturas e integrado con la producción ganadera. Estas características le confieren al sector arrocero la posibilidad de aprovechar estas ventajas comparativas y diferenciarse dentro de la región. En Uruguay, el 60% del cultivo se realiza sobre campo natural o diversos tipos de retorno y sólo el 40% se siembra sobre rastrojos de arroz del año anterior. Los retornos mencionados se efectúan sobre campos con varios años de descanso sin arroz o sobre praderas, rotando en un sistema de producción donde, en muchos casos, los campos pasan de cuatro a seis años sin ser cultivados. Este sistema de producción, sumado a una alta calidad de semilla utilizada por los productores, le otorga al cultivo de arroz una alta sustentabilidad, con un bajo uso de herbicidas y fertilizantes. Asimismo, posibilita una escasa utilización de insecticidas. Esta realidad productiva, prácticamente única en el mundo, es quizá una de las mayores fortalezas del sistema de producción uruguayo, frente a un escenario mundial que asigna creciente importancia a la conservación del ambiente y a la seguridad alimentaria.

c) Transferencia de conocimientos tecnológicos:
Un elemento esencial para los negocios así como para el desarrollo de los países es el capital humano. Nos ocupamos por nuestro propio interés, por el interés del país y movidos también por un espíritu cristiano de promover la transferencia de know-how y conocimientos al personal y contratistas con los que trabajamos.

d) Producción ganadera a campo natural y adecuado control sanitario:
En ganadería los sistemas de producción que operamos principalmente son los que se basan en la cría y engorde a campo natural sobre pasturas naturales y artificiales. Este sistema proporciona al animal una crecimiento muscular natural y saludable que se traslada en el gusto de la carne que hizo famosa a la Argentina y, por añadidura, a Uruguay y Paraguay en la medida en que han podido incorporar la genética animal argentina vía inseminación artificial. Según el contexto comercial, el ganado puede terminarse con un encierre a corral de no más de 120 días.

La cría y engorde eficiente del ganado a campo natural disminuye el riesgo de enfermedades por el uso excesivo de alimento balanceado. Este sistema requiere que el ganado tenga abundante disponibilidad de agua y forraje, tenga sombra en verano y esté naturalmente protegido de las inclemencias del tiempo en el invierno. Todo esto se acompaña con un adecuado control veterinario que incluye un programa de vacunación contra diferentes enfermedades y la provisión de suplementos vitamínicos y minerales.

e) Reservas ecológicas y uso eficiente del agua: El desarrollo de las tierras se hace teniendo especialmente en cuenta el mejor aprovechamiento del agua dulce. Por ejemplo, en Uruguay se hacen represas que permiten almacenar y aprovechar para riego el agua de lluvia que de otra manera se pierde. En Paraguay, se emplean pozos artesianos y tanques australianos para juntar el agua de lluvia en la temporada de lluvias y usarla para bebida de los animales en la temporada seca.

Cuando resulta necesario limpiar el monte natural se lo hace cumpliendo con estándares internacionales de protección de la vida silvestre y de la vegetación natural, dejando importantes extensiones como reservas ecológicas y numerosos corredores para que las especies autóctonas puedan desarrollar su potencial y trasladarse libremente.

 

 
Av. Barbieri 1880, Salto, República Oriental del Uruguay
Tel.: (+54 11) 5432-7744 / (+598) 473 40-602
info@grupomonteclaro.com